Artículos

Resumen de Electra

La “Electra” de Sófocles ha sido tradicionalmente considerada como la más perfecta de sus obras en cuanto a estructura dramática. A lo largo del texto se van contraponiendo de forma excelente los matices dramáticos de oscuridad y luz , asimilados respectivamente a los conceptos de dolor, crimen e injusticia de una parte, y venganza, restauración y libertad de otra.
Así mismo, encontramos en este drama otra contraposición añadida entre verdad dramática y mentira escénica que, en un maravilloso ‘juego de espejos', preludia la ficción calderoniana de la “La vida es sueño” .

Pero, de manera paradójica, la diáfana y envolvente estructura dramática de esta tragedia sirve para introducirnos en un mundo fronterizo con el del reino de los muertos y de las divinidades infernales, a cuyo cargo está la venganza justiciera que da reposo a los difuntos: Electra, en medio de su dolor y de su vida miserable, vive para el recuerdo de su padre asesinado y acumula rencor contra su madre y deseos fieros de venganza contra ella.

Electra, como leona herida, encarna las más oscuras, violentas y elementales fuerzas de la naturaleza. En cambio, su hermano Orestes representa el modelo del héroe apolíneo, fuerte y despreocupado, bello y lleno de luz incluso cuando, cumpliendo el oráculo de Apolo, mata a su madre para vengar el asesinato de su padre.

En torno a los dos hermanos se mueven los demás personajes, magistralmente caracterizados, combinados y dispuestos por Sófocles dentro de una acción dramática que, concebida como una cacería , avanza derechamente hacia la trampa final en que los asesinos pagarán su crimen. Con la muerte de Clitemestra y de su amante Egisto se resuelve el conflicto que abre y pone en marcha la tragedia: el crimen ha de pagarse con el crimen. La vengativa Némesis del muerto queda así aplacada.

RocketTheme Joomla Templates